Educrítica

Espacio para la reflexión sobre temas educativos

Información

La información masiva nos ha afectado gravemente, estamos infoxicados. La información se presenta como algo obeso, masa madre que crece informe fagocitando el tiempo de reflexión. Hiperinformación. Nos exige estar siempre “on”. Es una información viral, nos provoca metástasis. Es saturativa, exhaustiva, sobreabundancia de lo mismo. Solo lo cuantitativo es importante, el número de links, los megusta/por minuto; exige respuesta inmediata, impulsiva; estupidez mecánica. Hiperactividad que fuerza el dopaje (para arreglar los trastornos por déficit de atención). Su consecuencia es la alienación.

La información, hoy, estimula en el sujeto aquella agitación que no genera nada nuevo, no hay tiempo para ordenarla. Reproducir y acelerar lo existente. La información es conservadora. Este no-poder poder controlar conduce a la destrucción del pensamiento racional. Tenemos la sensación de que no estamos a la altura de lo que se nos exige. En palabras de Nietzsche es en si una enfermedad, un síntoma de agotamiento mental. “Comepalabras” sin saber saborearlas. Pura glotonería. Nos obliga a leer sin entender y toda velocidad; desenfreno que produce el desarme del yo. No hay tiempo para la escucha, el otro no existe; unidireccionalidad, imposibilidad de diálogo constructivo

Si, hoy estoy harto… de tanta información.

 

Anuncios

¿Qué piensas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14 de febrero de 2018 por en Actualidad, Reflexiones, TIC.
A %d blogueros les gusta esto: