Educrítica

Espacio para la reflexión sobre temas educativos

Deberes

guerra-deberes-casa-l-l9hs1k

Está de moda hablar de los deberes escolares. Padres, Psicólogos, AMPAS, políticos… y hasta empresas multinacionales opinan sobre este tema.

Deberes tienen que ver con el poder-saber de la escuela; es una prolongación de la presencia de la escuela en espacios/tiempos que no están dentro de sus muros. Parece que hay una oposición radical a que esto siga siendo así. El poder “disciplinario” de las instituciones está mal visto y hay que cambiar el discurso sin poner en cuestión sus funciones.

Veamos.

En este momento, el modelo económico está pidiendo desregulación en todos sus ámbitos para hacerse con todos los espacios/tiempos. Su modo de imposición no es agresiva sino que actúa por colonización más o menos silenciosa. Así pues, en el sistema escolar también se está imponiendo esta tendencia.

¿Quién va a ocupar el espacio/tiempo que el alumnado deja libre cuando no tiene deberes? ¿Cómo es posible defender que la escuela tiene que restringir su ámbito en una sociedad que defiende el “aprendizaje a lo largo de la vida”? ¿Por qué los padres de la escuela pública tienen postura distinta, y casi opuesta, de la defendida por los representantes  de  la concertada/privada? ¿La eliminación de los deberes es un elemento más de lirismo roussoniano que invade  a-críticamente otros sectores del sistema escolar actualmente? ¿El tiempo libre, creado por la eliminación de los deberes, no es la situación ideal  patrocinado por el neoliberalismo consumista? ¿Se puede organizar una sociedad sin deberes? ¿No es una forma de facilitar que  las diferencias sociales se “naturalizen” en el proceso exclusión/inclusión que cumple la escuela? El tiempo libre generado ¿va a ser utilizado de la misma forma por la diferentes clasers sociales? ¿Qué consecuencias escolares se podrucirán?

Las respuestas son   obvias.

Está claro que los deberes han sido utilizados como elemento de “control” para la función esencial de la institución escolar: clasificación y exclusión. Este uso es claramente injusto ya que no se tiene en cuanta las diferentes condiciones de clase social (capital económico + capital económico) de cada alumno. La homogeneidad así interpretada es una inmoralidad. La ausencia de deberes potencia el poder del examen como elemento arbitrario de exclusión.

Los deberes pueden ser un elemento de compensación para aquellos que necesitarían ciertas compensaciones (por su tipo de aprendizaje, por sus condiciones sociales…). En general no ha sido así y, por tanto, los deberes, tal y como se emplean, necesitan un cambio radical. Pero ¿qué otros mecanismos se proponen para neutralizar las descompensaciones de partida del alumnado que, en algunos casos, eran atendidas por los deberes?

Al quitar los deberes quitamos, también, un elemento de control: los padres podían  conocer algunos datos sobre el proceso de aprendiza de sus hijos. Su ausencia, inevitablemente, aumenta el poder arbitrario del profesorado. En el debate sobre los deberes casi nadie  discute la verdadera función de la escuela: la violenta clasificación del alumnado. En este momento social en el que los elementos económicos tienden al control de todos los aspectos sociales, la desregulación de los deberes es un elemento facilitador para su infiltración. Si queremos quitar los deberes debemos analizar, de forma global, el papel que queremos para la escuela. Aquí está, creo yo, el verdadero quid de este tema y de otros muchos. ¿Estamos dispuestos a crear una escuela, y por tanto una sociedad, más equitativa?. No sé vosotros qué pensáis, pero estoy convencido que vamos en sentido contrario ¿Qué consecuencias, en este contexto social, van a derivarse de la eliminación de los deberes?.

Anuncios

4 comentarios el “Deberes

  1. Juan Morcillo
    5 de octubre de 2016

    Muy acertado. Y que no se lleven temas como este al día a día de los centros!

    • educrítica
      6 de octubre de 2016

      Me preocupa la superficialidad con la que se está analizando este tema. Es uan ctritica que se basa exclusivamente en aspectos cuantitativos y las propuestas son totalmente idealizadas desde el punto de vista neoliberal.

  2. Sebastián Guerrero Boza
    11 de diciembre de 2016

    Me quedo con «la violenta clasificación del alumnado» y « “control” para la función esencial de la institución escolar: clasificación y exclusión».
    Para mí los problemas de la escuela actual. Y si los deberes contribuyen a esto…hay que llevar a cabo ese cambio radical.

    • educrítica
      15 de diciembre de 2016

      Lo del control es una obsesión parte de esta sociedad “neoliberal”. Las luchas partidistas por el control de la educación, nacionales y autonómicas, lo demuestran.

¿Qué piensas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 4 de octubre de 2016 por en Actualidad, Fines de la Educación, Reflexiones.
A %d blogueros les gusta esto: