Educrítica

Espacio para la reflexión sobre temas educativos

Fraude

log

Término de moda. Hay fraudes en la política, en la economía; nos sentimos defraudados por nuestros amigos, por los estudios, por el trabajo…
Una mentira es mentira cuando alguien se la cree, es decir, cuando ha sido eficaz y ha provocado un engaño. El engañado será tal hasta que se produzca el desengaño, es decir sea consciente del engaño y desactive el poder de la mentira.
Cuando nos sentimos defraudados por algo o por alguien, es porque descubrimos que la promesa que alguien nos hizo no es tal. Así pues, nadie nos defrauda, sino que nos auto-defraudamos. La inteligencia propia, nuestra racionalidad, nuestra conciencia, es la que descubre el fraude que ha provocado nuestra colaboración y la desactiva. Una obra de arte falsa, no es tal, es lo que es. Tampoco es falsa para el que la ha realizado, él es consciente de su simulación. Es falsa para aquel que esté dispuesto a creer que es verdadera.
Para que algo sea falso se necesita la colaboración del engañado, el falsificador utiliza el desconocimiento, la falta de saber, del engañado para conseguir sus propósitos.
En estos tiempos de “pensamiento débil”, de dominio de la “realidad virtual”, de la imagen photoshop, hay mil ocasiones para que el fraude impere.
Solamente con la reflexión, el conocimiento, el análisis crítico podemos defraudarnos, es decir, dejar de producir fraudes. ¿Hasta cuándo seguiremos colaborando con el enemigo?. ¡No son ellos, somos nosotros! ¡Basta ya de lamentarnos!

Anuncios

¿Qué piensas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26 de octubre de 2015 por en Actualidad, Reflexiones.
A %d blogueros les gusta esto: