Educrítica

Espacio para la reflexión sobre temas educativos

Empate.

Iguales pero diferentes

En este mundo competitivo, en el que el empate se castiga con la prórroga hasta buscar el gol de oro, que como mítico eldorado dará fe de la conquista, soy partidario del empate.

Cuando se termina en empate, las dos realidades son consideradas iguales, habrá que seguir el juego, hay tiempo para seguir viviendo: se clasifican los dos. Paseo cicloturista vs carrera ciclista.

Empate entre el ocio y el negocio, entre hombre y mujer, entre profesorado y estudiantes, entre pasado y futuro. Empatía entre sujetos que comparten.

Empate entre naturaleza y consumo para conseguir un desarrollo con futuro. Empate entre la ciencia, taxonomista, esquematizadora, segregadora y la contemplación, panorámica, holista., comprensiva

Sin embargo nuestro ministro de educación, cornúpeta autodefinido, prestando su voz las reglas injustas del mercado, habla de que hay que hacer ranking de centros de acuerdo al espíritu competitivo en el que nos va a enfangar. No se puede ser tan malvado y ocultar algo tan evidente: los niños/as, los centros no parten del mismo punto en esta carrera desenfrenada. El capital cultural y el capital económico son, evidentemente, diferentes.

La escuela tiene, si queremos educar en una sociedad democrática, respetuosa, que compensar estas desigualdades en la medida que sea posible hacerlo y no reforzarlas. Si no cambiamos las reglas que actualmente están proponiéndose, vamos a perder, todos, por goleada.

Anuncios

¿Qué piensas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 7 de diciembre de 2012 por en Reflexiones.
A %d blogueros les gusta esto: