Educrítica

Espacio para la reflexión sobre temas educativos

Exámenes

En la escuela hay dos procesos paralelos: se producen conocimientos y se producen personas.

Actualmente las instituciones han perdido su fuerza de imposición y han aparecido nuevas formas de coacción. La escuela es una de esas instituciones en crisis y se está reforzando el carácter violento de algunos de sus elementos.

A nuestros políticos les parecía que había poco control y han multiplicado los exámenes. Pruebas de nivel,  pruebas del Ministerio de Educación,  reválidas, exámenes de selectividad, exámenes de acceso a la universidad… etc.  ¿A qué viene tanto empeño en imponer exámenes? ¿Qué función tienen estos exámenes en el proceso educativo tradicional?

Los exámenes cumplen múltiples funciones, destacamos algunas:

. El examen  determina el proceso de enseñanza y de aprendizaje. El alumno estudia de acuerdo al tipo de examen que hace el profesor; el profesor enseña pensando en el tipo de preguntas que hará. El objetivo no es el aprender sino el aprobar.

. El examen no tiene en cuenta las diferencias individuales que necesariamente existen entre el alumnado. Tratar a todos como iguales cuando no lo son es claramente injusto.

. El examen obligatorio e igual para todos, aparentemente garante de la igualdad de oportunidades, es rotundamente lo contrario ya que produce clasificación/exclusión. Todas las personas salen del sistema escolar con un lugar en la escala escolar. Este puesto tiene consecuencias determinantes en el futuro de las personas.

. El examen es la manifestación de la transformación del saber en poder. Si una persona no sabe algo en el ámbito de la escuela, el profesor puede suspenderle (“me he quedado colgado con una asignatura”, expresión utilizada por los estudiantes). El examen es un poder simbólico que es utilizado para imponer arbitrariedades en el contexto educativo.

No podemos confundir examinar con evaluar. En el segundo caso se busca ayudar al alumnado. El objetivo es analizar las dificultades en el proceso de aprendizaje y poner soluciones.

Anuncios

5 comentarios el “Exámenes

  1. Inma
    1 de noviembre de 2012

    Uno de los aspectos que enumeras que más me preocupa del efecto-examen es la producción de clasificaciones y exclusiones, y con ello tal como indicas las consecuencias en el futuro de las personas. Me gustaría hacer una llamada de atención a su también efecto en el momento presente…

    ¡Cuántas veces he visto llorar a un alumno en el patio de recreo porque ha suspendido! o su carita de temor por la reprimenda que sabe que tendrá al llegar a casa, o su propia decepción por no conseguir la “nota” que se esperaba de él.

    No puedo quedarme al margen ante los sentimientos que me producen ver una y otra vez estas escenas. ¡¡¡No me compensa en absoluto!!!!

    Intento proponer otras pruebas alternativas y me siento un poco sola en este proceso, ante la resistencia del propio sistema… Así que me encantaría Andrés Ángel que algún día dedicaras alguna entrada a propuestas alternativas, artículos de reflexión o lo que consideres para reforzar la idea de que otro sistema de evaluación ¡sí es posible! 🙂

  2. Enara
    26 de noviembre de 2012

    Verdaderamente yo estoy asustada ante la avalancha de exámenes que se está produciendo en la educación primaria.Un alumno/a actualmente en 3º de primaria tiene una media de exámenes de 4 cada quince días, concreta mente uno al final de cada tema…A esto lo llama el profesorado evaluación continua…Lo más triste es que el único objetivo es terminar el libro de texto ,no importa que la mitad de la clase no se entere de nada, por lo que el concepto de evaluación entendido como medio de detectar las dificultades que tiene el alumno/a para ayudarle no existe.
    Por otro lado ,me parece brutal el estrés que se produce en estos niños y en sus padres con un examen detrás de otro…Y por supuesto que se produce exclusión ya desde estas edades ,si no aprueban, no valen…Yo he tenido alumnos/as en compensatoria muy,muy válidos, que no han terminado la secundaria porque ya desde primaria en cursos muy bajos se les clasificó como no aptos .

    Yo me pregunto por la responsabilidad del profesorado que sigue consintiendo y reproduciendo estas practicas dentro del contexto educativo

  3. Sebastián Guerrero Boza
    27 de junio de 2013

    ¿Evaluar para conocer o examinar para excluir?
    ¿Debe repetir el alumno/a o debe repetir el maestro/profesor?

  4. educrítica
    30 de junio de 2013

    Si hubiera fracaso ¿deberían repetir los dos?

  5. J. Morcillo
    29 de marzo de 2014

    A mí me parece que pasamos demasiado tiempo pesando el pollo, cuando me parece que esto de la educación es mucho arroz para tan poco pollo.

¿Qué piensas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30 de septiembre de 2012 por en Evaluación, Profesorado.